Los Alemanes del Volga en la Argentina (parte I)

 
 

«Los Alemanes del Volga en Argentina» : ¿Quienes son? Con ese nombre tan contradictorio, uno se pregunta si son alemanes, rusos o argentinos. Tal vez sean una mezcla de los tres... Para entender quienes son, es necesario conocer la historia de su comunidad, y más precisamente las transformaciones de su identidad a lo largo de su gran «peregrina».

CONSERVACION DE LA IDENTIDAD ALEMANA

Hasta la mitad del siglo XVII, Europa es marcada por conflictos sucesivos : invasiones, persecusiones religiosas, guerra de Siete años, etc... Las poblaciones rurales son directamente afectadas por esa situación, por eso tratan de emigrar hacia países más seguros. En la misma época, Catalina II quiere establecer la frontera del Volga contra los ataques de nómades, y modernizar el sector agropecuario del Imperio Ruso según el modelo de Europa Occidental.

Por eso manda « agentes seductores rusos » (Streitberger, SF, « Centenario...») a los pueblos europeos para atraer emigrantes de Europa del Oeste, ofreciéndoles prácticar libremente su religión, no pagar impuestos, no hacer su servicio militar..., el libre ejercicio y uso de su idioma natal, una organización escolar propia, la organización administrativa y judicial de sus coloniales y aldeas por Estatutos propios, y eso, durante cien años. Catalina II ofrece en realidad una AUTONOMÍA que hace de la zona de colonización del Volga un pequeño Estado dentro del Imperio Ruso.

Entre 1763 y 1767, 30.000 personas salen de Europa en dirección de Rusia : son suecos, poloneses, suizos, franceses..., pero LOS ALEMANES REPRESENTAN 80% DEL GRUPO (Popp y Dening, 1977). Esa diferencia numérica tiene por consecuencia una rápida asimilación de los grupos minoritarios, cuya única característica aparece de vez en cuando en un apellido no germánico (Weyne, 1987).
Se debe subrayar igualmente el desprecio que los alemanes tienen por los rusos lo que explica que esas poblaciones no se hayan mezclado ; 110 años después de haber llegado a Rusia, muy pocos son los alemanes que saben hablar ruso.
Estos tres factores hacen que los colonos alemanes conservaron practicamente intacto el idioma, las costumbres, la religión... que trajeron de Alemania. Por eso se puede decir que MANTUVIERON SU IDENTIDAD en los márgenes del Volga.

ALEMANES DEL VOLGA EN ARGENTINA : PERDIDA RELATIVA DE LA IDENTIDAD

Después de los cien años de autonomía acordados por Catalina II (110 en la realidad), los colonos tienen que plegarse a las leyes rusas, lo que implica efectuar el servicio militar, pagar impuestos, aprender el ruso... Esas obligaciones que van en contra del mantenimiento de la identidad alemana, más el empobrecimiento debido a la escasez de campo, son las motivaciones esenciales para una nueva emigración.
En este momento, los países del continente americano buscan mano de obra agrícola para poblar zonas casi vacías. Brasil y Canadá despliegan muchos esfuerzos para atraer los colonos del Volga ; la inmigración se hace también hacia los Estados Unidos, México, Paraguay, Bolivia, Uruguay... En tanto a la Argentina, los dos primeros grupos ruso-alemanes (o alemanes del Volga) llegan por casualidad, pero luego esa migración se fortalece.

Se debe notar que en 1810, Argentina tiene 500.000 habitantes, es decir un décimo de habitante por kilómetro cuadrado (Cúneo, 1967) ; el progeso del país pasa por el aporte masivo de una inmigración europea que se concibe solamente en terminos de colonización agrícola. A partir de ese momento, los gobiernos sucesivos impulsan una política de colonización europea. Esa política se acompaña de un proyecto de integración de todos los habitantes del Estado Argentino en construcción, que pasa por la negación de las identidades de origen para CONFERIR UNA « IDENTIDAD CÍVICA UNIFICADORA » (Bargman, 1992). Así, el LUS SOLI o derecho de suelo, que da la nacionalidad argentina a los niños nacidos sobre el territorio, ata a los inmigrantes al nuevo país receptor por el medio de sus hijos. La obligación de una ESCOLARIZACIÓN EN CASTELLANO es el otro elemento importante de ese proyecto de « argentinización ». Se puede hacer un paralelismo entre la conservación del idioma de origen y la conservación de la identidad. Pese a esa política homogeneizadora, en la colonias ruso-alemanas de Coronel Suárez, el mantenimiento de las instituciones educativas - hasta la segunda guerra mundial - donde se enseñaba el alemán, y el desarrollo del culto religioso en su propio idioma, son los principales factores de conservación del idioma de origen hasta nuestros días.

 
 
 
 

Biografía:

Jimena Gomez Iparraguirre- Doctorante Esso - Université de Toulousee. Le Mirail (Francia)