Página anterior
 
Basavilbaso. Nuestra historia... (y II)

El Gobierno dispuso prescindir de los campos de la Agricultora y encargó otro trazado al Agrimensor Daniel Médus (1890). Este repetía el proyecto de Barreiro, aunque sólo en el actual Barrio Oeste.

Pero el no concretarse ninguno de ellos, provocó la ubicación desordenada de edificaciones precarias, incluso en lo que serían las calles.

Poco después, la Jewish Colonization Association (JCA) compró los terrenos de la Agricultora y construyó casas cerca de la estación para alojar a los inmigrantes antes de su inserción en las colonias. En 1902, compra además los campos de la familia Basavilbaso. La JCA comienza a vender los terrenos en 1908.

El tercer proyecto de traza urbana aparece por primera vez el 30 de diciembre de 1916 proveniente de la Secretaría de Topografía y Caminos de la Provincia de Entre Ríos para la "Junta de Fomento de Basavilbaso" [imagen]. Éste tenía como centro a la antigua estación (donde se encuentra el edificio de "Control") y respetaba los anteriores bocetos.

En 1921, se cambia la ubicación de la estación a su actual emplazamiento y se construye el Galpón de Máquinas para mantenimiento y reparación, lo que convierte a Basavilbaso en un centro polarizador del tránsito ferroviario a nivel provincial y regional.

Como tercer eje, que ayudó a la formación de este pueblo, está la COLONIZACION, contemplada en la Constitución Nacional de 1853 y ratificada con el establecimiento de los colonos valesanos en San José, allá por 1857, favorecida por el Gral. Justo José de Urquiza [imagen].

Justo José de Urquiza

Pero la historia de la colonización de estos "pagos" comenzó en Europa, más precisamente en Londres, un 24 de Agosto de 1891, cuando el Barón Mauricio de Hirsch (1831-1896) funda la Jewish Colonization Association (JCA) con el objeto de facilitar la emigración de los judíos, que vivían oprimidos en países de Europa Central y Asia.

Gracias a la JCA comenzaron a arribar, desde 1892, miles de personas originarias de Rusia y fundaron las colonias de Clara (1892), San Antonio (1892), etc.

Los motivos que traían a estas personas eran muchos: el régimen zarista, la desintegración del Imperio Austro-Húngaro, el hambre, la desocupación, la miseria, las segregaciones políticas, raciales y religiosas y ocasionaron un verdadero "éxodo", en busca de un futuro mejor en esta tierra de Paz y Promisión.

Para millones de seres humanos la luz de la esperanza tenía un nombre América; para muchos de ellos, un punto remoto del continente: Argentina; y para un puñado, un recóndito paraje dentro de ese país inmenso, Basavilbaso, Entre Ríos.

Se acentaron los primeros colonos provenientes de la región de Jersonskaia de la Rusia del Sur, nucleados bajo el nombre de Novibuq que llegaron en viejos vapores como "Pampa", "Portugal", "Tijuaca", "Wesser", "Petrópolis" y muchos otros.

Como dijimos, un puñado de ellos llegó al país en uno de los tantos viajes del vapor Wesser, en 1889; concretando una de las últimas actividades fundacionales del Barón Hirsch.

Los inmigrantes formaron entoces colonias como Novibuq (Nuevo Grupo) o Novibuco I y II, Akerman I y II, conocidas hoy como Colonia Nº 1, 2, 3 y 4 respectivamente [imagen]. Estas cuatro colonias contenian una extensión de 43.120 has. denominadas globalmente como Lucienville, en homenaje al hijo y único heredero del Barón Hirsch y la Baronesa Clara de Bischffshein: Lucien, fallecido en 1887, casualmente el mismo año del paso del primer tren por Basavilbaso.

En el año 1900 la JCA confió 1300 has. cerca de Novibuq II, donde se radicaron 17 familias, y la colonia tomó el nombre de las "1300".

En el 1902 adquirió grandes extensiones al gobernador Basavilbaso, situadas al N. y NO de la Colonia Nº I y 10.000 has. al Dr. Rafael Escriña. Dos años después vinieron más colonos judíos de Jerson que ocuparon las líneas 24, 25 y 26 al Oeste. Por el año 1914 Lucienville quedaba encerrando las estaciones de Basavilbaso, Gilbert, Rocamora, Escriña y Villa Mantero.

Antigua vivienda de colonos judíos en el barrio San José
Antigua vivienda de colonos judíos en el barrio San José

Los recién llegados construían sencillas casas de material, que aún pueden verse, rodeadas de jardines, gallineros y árboles de paraíso Cuatro casas alrededor de un potrero central formaban la "aldea". Cultivaban girasol, alfalfa y sorgo granifero.

Estos colonos, como tantos otros llegados a la Argentina, realizaron una verdadera epopeya pues superaron barreras que parecían infranqueables- idioma, religión, costumbres, falta de recursos de todo tipo, ausencia de experiencia en las tareas rurales, ya que en sus países de origen al prohibírseles poseer tierras, se dedicaban al comercio o eran artesanos en carpintería o zapatería. Pero muy pronto adoptaron las costumbres locales y se vio convivir a los criollos junto a los Rubinstein, los Yankelevich, los Rabinovich, los FinkeIstein, los Garfunkel, los Efron, etc.

Se empezó a hablar de los "gauchos judíos" como tituló a su obra Alberto Gerchunoff (1884-1950) en el año 1910.

El mismo autor dice en su libro póstumo- "Entre Ríos, mi país" (1950):
"En aquella naturaleza incomparable, bajo aquel cielo único, en el vasto sosiego de la campiña surcada de ríos, mi experiencia se ungió de fervor, que borró mis orígenes y me hizo Argentino"-. Evocando la efectiva adaptación lograda a corto plazo y cumpliendo las palabras de la Constitución Argentina... "y para todos los hombres del mundo que quieran habitar el suelo argentino".

Podemos decir, y con razón, que la historia de Basavilbaso estuvo, desde un principio, unida al Ferrocarril y a la Comunidad Judía. Creció mientras lo hacía el F.C. y se afianzaban los colonos. Un hecho que demuestra que la vida de la ciudad se encontraba atada a los trenes y sus trabajadores fue cuando se cerraron los ramales estatales y aunque posteriormente fueron privatizados, el ritmo que tenía la ciudad aún no ha podido recuperarse.

En el presente, los habitantes y los gobernantes tienen el desafío para el futuro de encauzar el destino de Basavilbaso y cortar el cordón umbilical con el ferrocarril o con cualquier otro factor condicionante para poder levantar bien alto la frente al Siglo XXI.

 

BIBLIOGRAFIA
Juán José Britch, Resumen de Basavilbaso, Síntesis Histórica. Año del Centenerio 1987.
Leonardo Senkman, "Los gauchos judíos - una lectura desde Israel", volúmen 10 - Nº 1 Enero - Junio 1999.
Datos Indec.
Historia Argentina. Sintesoft

Página anterior


© 02,BassoEnLaRed.com.ar
info@bassoenlared.com.ar