LOS INGLESES EN BASAVILBASO - Presentación. (Parte I)

 
 

Se ha dicho que Basavilbaso se formó con el aporte de "criollos, judíos y gringos"; la memoria rescata aquí el paso de un grupo de éstos últimos: los ingleses, de los cuales quedan solamente los aportes arquitectónicos y algunas anécdotas de sus vivencias.

Se encontraron entre nosotros entre 1892 y 1960.

 
 

Los ingleses en Basavilbaso

 
 

La Compañía inglesa "The Entre Ríos Comp. Ltd.", es decir Ferrocarriles de Entre Ríos comenzó a trabajar en nuestra provincia en febrero de 1892. Es por eso que en Basavilbaso se afincaron ciudadanos británicos, empleados del ferrocarril.

Se traían máquinas inglesas y los exámenes de admisión eran tomados por ingenieros ingleses, así mi abuelo, Don Julio Fournier rindió su primer examen, para ser foguista autorizado ante una mesa examinadora formada por dichos profesionales y en su lugar de trabajo, así cuente Delia Scabini de Pérez.

El estilo inglés aún se puede apreciar en la edificación en las estaciones y las viviendas del barrio ferroviario.

Las casas estaban construidas de chapa y madera en su interior, aún hoy podemos verlas; frescas en verano, abrigadas en el invierno.
Las familias inglesas al principio no se integraban mucho, pero años más tarde al comenzar sus hijos a concurrir a nuestras escuelas y al contraer matrimonio, algunos de ellos con mujeres argentinas fue más fluida la integración.

El deporte de nuestra ciudad allá en las primeras décadas del siglo sintió la influencia de la presencia de los ingleses entre nosotros.

Practicaron fútbol, formaron parte del Club Urquiza y el Juventud Independiente que al unirse dieron nacimiento en 1922al decano Club Atlético Basavilbaso.

 
 

Otros aportes

 
 

El barrio del ferrocarril se hallaba rodeado de un cerco de chapas, que luego fue cambiado por el alambrado actual.

Muchas familias de ingleses empleados del ferrocarril, vivían allí.
Les gustaba practicar deportes; fútbol, tenis, golf. . .

Un testimonio de Ignacio Frutos:

El campo de golf donde jugaban los ingleses se encontraba en un terreno cercano al cementerio y al Aero Club, muchos chicos del pueblo hacían de "caddies" en las diferentes partidas.
Una cancha de tenis se hallaba frente al que fue edificio de control de trenes.

Mister Wilson y su familia, ocupaban la vivienda enclavada en la avenida Presidente Perón donde corta con Avenida San Martín frente a la Plazoleta del Centenario. Jesús Mora nos cuente que él trabajó en esa casa cumpliendo mandados y pequeñas tareas adecuadas a su corta edad.

El almacén "Casa Fridman proveía a estas familias. Un cadete de esa firma comercial pasaba por las casas recogiendo los pedidos de mercadería que luego se acercaban a domicilio con dos canastos, así lo testimonia Vicente Rozapanera.

continua...