HISTORIA DE UNA INMIGRACION (y II)

 
 

Todo esto, la rapidez con la que iban progresando estos colonos, admiró a los del gobierno que controlaban las inmigraciones. Tampoco se olvidaba la parte religiosa. Tanto los protestantes como los católicos tenían a uno de sus integrantes que leía la Biblia y cantaba de los himnos religiosos de su patria. El Sr. Herbel era quien guiaba espiritualmente a las protesta antes, quien era a su vez una especie de "líder" del campamento- Los católicos y los protestantes habían formados colonias separadas.

En agosto de 1878 el gobierno le dio a cada colono tina tierra de 36 cuadras (60 hectáreas), dos palas, un hacha, una hazada y una cadena de enganche para caballos y un caballo rnanso y dos yeguas sin domar. Pero no se las donó, sitio que debían pagarlas después de 5 años. Pero en agosto la época de la siembra ya había pasado, por lo que solo pudieron sembrar maíz Y no usaron toda la tierra de una vez, sino por tandas.

Muy pronto, la aldea empezó a quedar chica y algunos decidieron buscar otro lugar- Es así corno algunas familias llegaron a Aldea San Antonio en los últimos años del siglo pasado. Los comienzos de esta colonización fueron muy, similares a los de la zona de Diamante, donde no había nada y había cine comenzar de cero. Compraron sus tierras y se las distribuyeron a orillas del río. Familias como Baile, Huck, Spomer entre otras, que son todavía hoy muy conocidas en la Aldea. Nacieron simultáneamente tres aldeas: San Antonio, San Juan y Santa Celia.

Contaba una señora que el apellido de Muchas familias tiene un origen particular: cuando comienza la inmigración, muchos no tenían siquiera un documento. Otros por cuestiones de la guerra dejaban a sus hijos a cuidados de otras familias, quienes los anotaban con el nombre de estas familias. Las familias representaban a los lugares de origen. La familia Huck, por ejemplo, era en alusión a un pueblo de nombre Huck en la zona de Rusia, Saratow.

El 11 de mayo de 1900 llega el pastor Bruno Heyne desde Aldea Protestante para celebrar cultos y bautismos para la comunidad Protestante. Así comienza la actividad protestante en la zona de San Antonio. En esta zona de San Antonio, ya había tinos colonos ruso-alemanes que habían llegado desde Gualeguaychú.

Muchos de los testimonios insisten en decir que entre una y otra corriente inmigratoria hay, muchas diferencias, en lo que hace al carácter a la idiosincrasia del inmigrante, ya que unos vinieron al país (los primeros) por cuestiones políticas y los otros por cuestiones económicas.

En Basavilbaso se sabe de corrientes inmigratorias de los desde principios de siglo. La zona era conocida por los ruso-alemanes debido a la corriente inmigratoria de judíos de Rusia. En la iglesia protestante, de esta zona netamente de origen ruso-alemán se comenzó a dar culto en una capilla precaria de la línea 25 en el año 1924. En el año 1928 se consiguió que la Jewish Colonization Association donara un terreno en la actual calle Alem 879. donde se construyó un nuevo edificio gracias al esfuerzo de sus creyentes.

Don Godofredo nos comenta que cuando él y su familia llegan a Basavilbaso, provenientes del departamento de Gualeguaychú, había muy pocos colonos alemanes en la zona Algunas familias de las que ya estaban en la zona eran: Kässeman, Kaiser, Reír¡, Schlegel, Huck- Estas familias provienen, al igual que su familia de la zona de la Aldea San Antonio.

Otro grupo de familias había arribado a Basavilbaso desde Ramírez, Aldea Protestante. Tal es el caso de familias como Neivirt, Kinder Rutz, entre otras. Las vivencias que nos cuenta don Godofredo (y muchos otros) reflejan como era la vida antes: se vivía en la colonia, lejos del pueblo, no había carne todos los días y se cultivaba para el autoconsumo. Muchos resaltan el hecho de que los colonos ruso-alemanes eran emprendedores y bastante obstinados. Uno de los aspectos que se resalta es que son muy conservadores de sus costumbres. Tal es el caso de muchas familias (que personalmente conozco) que al mudarse a la ciudad de Basavilbaso, provenientes del campo, no han instalado la corriente eléctrica y viven de una manera muy rudimentaria.

Los colonos alemanes eran en su gran mayoría arrendatarios, buscaban tierras para sembrar o criar animales. En la zona no eran propietarios, por eso se cambiaban de campo de acuerdo a las condiciones de la arrienda o de la calidad de la tierra, ya que muchas veces se trabajaba con porcentajes. En 1924, Don Godofredo debe volver a San Antonio, va que sus padres encuentran allí mejores tierras. En 1940, vuelve a Basavilbaso y se instala en las cercanías de Líbaros. Ya para esa época había mas colonos ruso-alemanes, alentados por un clima de fraternidad y prosperidad de los colonos que estaban.

Es lamentable que por las vivencias negativas de un grupo de inmigrantes, es imposible rescatar su historia. Todos los recuerdos, anécdotas y situaciones vividas del pasado, nos sirven para tener herramientas para construir un futuro mejor, más justo e igualitario.

 
 
 
 

Agradecemos los (pocos) testimonios que pudimos rescatar, sobre todo el de Godofredo Siegler, quién desinteresadamente nos tia manifestado la historia que él conoce de sus padres y abuelos.

Colaboró en la redacción de esta reseña histórica Pablo Münter, pastor de la Iglesia Evangélica del Río de la Plata.